¿De qué te quejas?

Este ejercicio consiste en hacer una lista de lo que uno se queja para identificar posteriormente aquellas situaciones en las que de alguna manera tenemos control y aquellas en las que no lo tenemos. Es muy común que nos quejemos de lo que otras personas hacen, digan o dejen de hacer, pero sobre eso no tenemos control y lo único que nos provoca es un malestar con nosotros mismos. De la misma manera, quejarnos de situaciones o condiciones externas en nada nos ayuda, son factores externos que no podemos controlar, de nada sirve quejarnos, angustiarnos o enojarnos si no podemos hacer nada para cambiarlo. Lo único que podemos hacer ante esos factores externos, sean personas o situaciones, es decidir cómo vamos a reaccionar ante ello, lograr que no nos afecte o que nos afecte lo menos posible, lo cual en un inicio no será fácil, requiere, por inicio de cuentas, hacerlo consciente, darnos cuenta que nos está afectando. Una vez que se vuelve consciente, debemos intentar controlar la emoción negativa. Una buena manera de hacerlo es repitiendo alguna frase para “defendernos”. Puede ser por ejemplo “estoy bien, estoy bien”, “esto no me afecta, esto no me afecta”, “soy más fuerte que esto”, no importa que en ese momento no lo creamos, pero el simple hecho de repetirlo, poco a poco logrará quedarse en nuestra mente y cuando menos lo pensemos, en verdad, vamos a estar bien, no nos afectará y nos habremos vuelto más fuertes que esa emoción negativa.

El ejercicio también consiste en que una vez que se tiene la lista y que identificamos en cuáles nos estamos quejando de factores externos, tratemos ahora de modificar esos elementos eliminando ese factor externo y tratando de modificarlos hacia algo en donde sí tengamos control. En caso de que eso no sea posible, de que el elemento en cuestión siga siendo un factor externo, significa entonces que no hay manera de que podamos controlarlo, por lo que si no cambiamos nuestra actitud y manera de reaccionar ante ello, todo el tiempo viviremos quejándonos de eso, amargándonos la vida.

1 Comment

  1. Gracias por compartir esta información y lo que has vivido relacionado con la diabetes y otros artículos muy interesantes. Quisiera saber cuáles serían los siguientes pasos en este tipo de terapia. Sigue publicando!

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*